¿Es posible controlar la deforestación desde el cielo?

Un estudio reciente de la Universidad de Edimburgo y el IIED revela las limitaciones de la tecnología de teledetección para controlar los impactos de la expansión de la agricultura en los bosques en el África subsahariana.


África es el hogar del 25 por ciento de los bosques tropicales y del 17 por ciento de todos los bosques del mundo, y éstos proporcionan el hábitat para una gran parte de la biodiversidad de la región. Pero según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el continente perdió alrededor de 87 millones de hectáreas de bosques naturales entre 1990 y 2015, impulsados principalmente por la agricultura a pequeña escala.

Siete países, así como el Estado de Cross River de Nigeria, se comprometieron a reducir a la mitad la pérdida de bosques naturales para el año 2020 y poner fin a la deforestación para 2030, mientras que 26 países de África subsahariana se han comprometido a reducir la deforestación y la degradación forestal. Participar en un mecanismo global para “Reducir las Emisiones de la Deforestación y la Degradación de Bosques (REDD +)”.

Sin embargo, estos países se enfrentan a presiones para satisfacer la triple demanda de alimentos en los próximos 35 años. Dado que la producción agrícola es el principal motor de la deforestación, el equilibrio de los compromisos ambiciosos sobre la deforestación con el aumento de la demanda de alimentos plantea un gran reto.

Usando “los ojos de halcón”

En respuesta, los gobiernos están utilizando cada vez más tecnologías de detección remota de satélites para supervisar cómo la producción agrícola está erosionando los bosques, ayudando a diseñar respuestas políticas para minimizar la pérdida de bosques y biodiversidad mientras se garantiza la seguridad alimentaria.

Además, en 2014, 240 inversionistas con 15 billones de dólares en activos se comprometieron a cadenas de suministro sin deforestación. Estas cadenas de suministro incluyen empresas que obtienen productos agrícolas de África Subsahariana (por ejemplo, cacao de África Occidental). Esas compañías también están explorando maneras de usar la tecnología de detección remota para monitorear sus cadenas de suministro y señalar el impacto en los bosques.

Pero, ¿pueden las actuales tecnologías de teledetección estar a la altura de las expectativas tanto del sector público como del privado para combatir la deforestación? Según un estudio reciente encargado por el IIED, la respuesta es que depende: estas tecnologías deben ser utilizadas con una mejor comprensión de sus limitaciones actuales.

¿A quién creer?

Un examen más detallado de 14 de los conjuntos de datos espaciales de bosques y tierras de cultivo más comúnmente utilizados, generados única o parcialmente a través de tecnologías de teledetección, reveló amplios desacuerdos. Las estimaciones del área forestal en el rango de SSA oscilan entre 4.930.000 km2 y 10.370.000 km2, lo que representa una diferencia de dos veces, mientras que las estimaciones del área de cultivo van de 830.000 km2 a 5.180.000 km2, una diferencia de seis veces.

Perdido en el bosque

Además de las grandes discrepancias en el área total, los datos generados a través de tecnologías de teledetección también están en desacuerdo sobre la distribución espacial de los bosques y tierras agrícolas (ver el mapa a continuación).

Un mapa que muestra los niveles de desacuerdo sobre la distribución espacial de tierras forestales y agrícolas, basado en datos generados por tecnologías de teledetección. Imagen: IIED
Un mapa que muestra los niveles de desacuerdo sobre la distribución espacial de tierras forestales y agrícolas, basado en datos generados por tecnologías de teledetección. Imagen: IIED

 

En general, los datos eran consistentes cuando los bosques eran densos (por ejemplo, los bosques lluviosos de la cuenca del Congo y África occidental) o claramente ausentes (por ejemplo, el desierto del Sáhara y las regiones áridas del sudoeste de África).

Pero “los ojos de halcón” aún no son lo suficientemente afilados como para distinguir las clases de cobertura terrestre que tienen firmas espectrales similares (una medida de cómo las diferentes superficies como el agua, el suelo desnudo y la vegetación reflejan la radiación). Los bosques, una parte crítica de los ecosistemas forestales en África Subsahariana, son a menudo confundidos con tierras de cultivo, pastizales, creando una imagen borrosa de dónde están los bosques y las tierras de cultivo.

El diablo está en las definiciones

Los productos de datos están en desacuerdo en parte debido a que no hay definiciones universalmente acordadas de bosques y tierras de cultivo. Cientos de variaciones se utilizan en todo el mundo, lo que resulta en mediciones que a menudo son incomparables. Las definiciones utilizadas no siempre están bien documentadas o se comunican al usuario final de los datos.

Demasiado pequeño para verlo

Por otra parte, los “ojos de halcón” suelen pasar por alto las cubiertas de la tierra para las áreas que son más pequeñas que la resolución del producto de datos. En África subsahariana, el 80% de todas las explotaciones agrícolas son pequeñas explotaciones de 2 ha o menos.

Dado que estas fincas son más pequeñas que la resolución de la mayoría de los productos de datos existentes, a menudo se clasifican erróneamente como parte de un mosaico de vegetación.

Las implicaciones en la aplicación

Debido a estas limitaciones, los productos de datos de teledetección pueden no ser suficientes para evaluar los factores agrícolas que causan la deforestación.

Por ejemplo, para que las empresas puedan monitorizar cómo los cultivos específicos están afectando a los bosques en su cadena de suministro, o para que los gobiernos manejen los equilibrios entre satisfacer la demanda interna de alimentos (productos alimenticios básicos en lugar de productos de exportación) De los impactos en los bosques causados por diferentes tipos de cultivos.

Tal y como están las cosas, la identificación exacta de los tipos de cultivos a través de la SSA mediante tecnología de detección remota es una misión imposible.

Proceder con pies de plomo

Hay maneras de superar algunas de estas limitaciones. Los usuarios de datos pueden examinar cuidadosamente las definiciones de la cubierta de tierra y elegir los productos de datos más apropiados para sus necesidades. La generación de conjuntos de datos personalizados de cobertura terrestre a escalas espaciales nacionales o regionales, al combinar la tecnología de teledetección con la información recolectada localmente, también puede resultar en mapas mejorados de la cubierta terrestre.

Durante la próxima década, los avances en las tecnologías de satélites continuarán agudizando nuestra visión desde el cielo con mayor resolución y mayor sensibilidad a las diferencias en la biomasa leñosa.

Pero, por ahora, estos ‘ojos de halcón’ sólo pueden ofrecer respuestas limitadas y la información espacial debe ser usada con precaución.

 


Fuente: Xiaoting Hou Jones es una investigadora del grupo de investigación de recurusos naturales del IIED; Samuel Bowers es investigador de la Universidad de Edimburgo.

Foto principal: Samuel Bowers

Deja un comentario