La pérdida de biodiversidad de los bosques nos perjudica

Investigadores de 30 países han recogido y analizado 777.126 áreas boscosas de 44 países, a partir de medidas realizadas a más de 30 millones de árboles de 8.737 especies diferentes. El área analizada representa la mayoría de los biomas terrestres, desde los bosques tropicales hasta los boreales. El objetivo principal era establecer, a escala global, la relación entre la biodiversidad medida en número de especies de árboles y la productividad de los bosques en volumen de madera.


Se han analizado datos de Corea, Australia, Alaska, Brasil, Rusia, …, y para hacerlo se ha necesitado la colaboración de científicos de diferentes países del mundo.Se han encontrado algunas áreas del planeta con muchos datos, mientras que de otras zonas apenas hay información.

Analizando estos datos, los investigadores han visto que la pérdida continuada de biodiversidad puede disminuir significativamente la producción forestal, provocando pérdidas anuales de entre 150.000 y 450.000 millones de euros, más de dos veces lo que costaría tomar medidas efectivas de conservación a escala global.

El cálculo del beneficio económico asociado al mantenimiento de la biodiversidad sólo se ha hecho en relación al valor de las materias primas derivadas de la madera. Esto significa que el beneficio real que aporta la biodiversidad es mucho mayor, porque en esta valoración no se ha tenido en cuenta el resto de las aportaciones que el conjunto de la sociedad obtiene del bosque en forma de diferentes servicios ecosistémicos.

Actualmente la deforestación y el cambio climático, entre otros factores, amenazan aproximadamente a la mitad de las especies de árboles del mundo. Este estudio concluye que el beneficio que obtenemos de conservar nuestros ecosistemas forestales y su riqueza supera con creces el coste de su gestión y mantenimiento a escala global.

imatge-1024x486

Fuente: Centro Tecnológico Forestal de Cataluña

¿Cuál es la situación actual en España?

La pérdida de productividad forestal a nivel global provocada por la pérdida de diversidad puede disminuir la capacidad de los bosques para almacenar carbono. Esto es muy importante ya que el Mediterráneo es una zona especialmente vulnerable al cambio climático. Mantener una mayor diversidad de especies en nuestros bosques también puede incrementar la capacidad de adaptación y resiliencia de nuestros montes frente al cambio global.

Ahora bien, las problemáticas relacionadas con los bosques son diferentes según las zonas. Mientras que en la Amazonía hay un problema de progresiva deforestación, en buena parte de Europa la superficie forestal aumenta progresivamente año tras año por el abandono progresivo de los usos agrarios. Ganamos en cantidad pero no necesariamente en calidad.

Nuestra sociedad se ha ido urbanizando, lo que ha supuesto una progresiva desconexión del mundo rural y una percepción menudo distorsionada sobre la importancia de la gestión de los recursos naturales como motor de desarrollo. A menudo se percibe el bosque como un valor exclusivamente recreativo y de belleza paisajística, pero en todo el mundo (también en Europa), mucha gente depende de los recursos forestales para vivir y para sobrevivir.

Como sociedad, a menudo llegamos a interpretaciones contradictorias: queremos tender hacia las energías renovables (como la biomasa), un uso sostenible de los recursos, que no haya incendios … pero una parte de la sociedad todavía ve mal que se corte árboles o que se gestionen los bosques.

Es un reto pedagógico volver a conectar el conjunto de la sociedad con los recursos naturales, y que se entienda que la gestión forestal es una herramienta muy necesaria para la conservación de nuestros ecosistemas forestales y de su biodiversidad, y que el bosque es una de las infraestructuras más valiosas que tenemos para encarar un futuro más sostenible, cada vez más basado en la bioeconomía y el uso responsable de los recursos naturales. Una sociedad que perciba la importancia del bosque en todas sus vertientes hará que se incremente el valor de los recursos forestales y esto llevará a la creación de tejido socioeconómico en una sociedad más sana desde el punto de vista medioambiental.

De hecho, las conclusiones de este trabajo publicado en la prestigiosa revista Science contribuyen a afianzar esta idea, que la conservación de los ecosistemas forestales a través de una gestión sostenible y responsable es clave para el desarrollo de la humanidad.

Fuente: De Miguel, Sergio; 2016, Global Forest Biodiversity Initiative.

Imagen: Centro Tecnológico Forestal de Cataluña

 

 

Deja un comentario