Propietarios privados enseñan cómo conservar la naturaleza

Recientemente, encontré una interesante historia sobre el americano Mr. M.C. Davis que se gastó 90 millones de dólares para comprar 54.000 acres de superficie ( aproximadamente unas 22.000 hectáreas) en el sudeste de EE.UU. con el objetivo de convertirse en el mayor proyecto de conservación privada en el este del río Mississippi. Después de 16 años desde su fundación, este proyecto muestra perfectamente que la propiedad privada no sólo puede conservar la naturaleza mejor, sino también de manera más eficiente que la propiedad pública. 


Mr. Davis creó una fortuna a una edad muy temprana a través del juego e inversiones. A los 70 años, decidió gastar una parte significativa de su fortuna en una propiedad de 54 mil acres en Florida.  Estaba comprando tierras a compañías madereras. Mr Davis llamó a la finca Nokuse Plantation (pronunciada “no-go-see”) que es un término de los nativos de Norteamérica para el oso negro. Más información sobre el proyecto completo se puede encontrar directamente en la siguiente página web: Nokuse Plantation

Personalmente, creo que esta iniciativa nos muestra un par de cosas interesantes. En mi opinión, este proyecto es un ejemplo perfecto de que un propietario privado puede encontrar un equilibrio entre la conservación de la naturaleza y la obtención de beneficios. Por ejemplo, en la finca Nokuse, se están ejecutando varios proyectos de restauración y reintroducción. Muchas organizaciones e instituciones  están dispuestas a apoyar estos proyectos y darle al propietario diferentes concesiones. Además, hay una educación ambiental continua, la cual sirve a estudiantes de 4º y 7º grado, maestros y público profesional durante el año escolar. Por último, también hay una gestión de la madera y de la selvicultura, que aportan beneficios al propietario. Parece muy equilibrado y bien organizado. Según el sitio web, sólo hay nueve empleados, que son responsables de la gestión de la finca. Me parece muy eficiente.

Cuando el Estado falla

En muchos países, a menudo existe el problema de que el Estado no tiene dinero para tales proyectos o no los cumple por completo. La conservación a menudo se reduce a la conservación pasiva y la protección, es decir, cerrar y no permitir nada. Una gran burocracia, los diferentes grupos de presión y los funcionarios y políticos corruptos a menudo llevan estos proyectos al fracaso.La propiedad privada en tal caso demuestra que todos estos problemas se resuelven instantáneamente.

Implicación de los países en vías de desarrollo donde la tala ilegal es un problema

Recientemente, escribimos un artículo sobre cómo resolver el problema de la tala ilegal. Este post puedes encontrarlo aquí: Problem of illegal logging finally solved

 

Aquí me viene a la mente otra idea que puede impedir de algún modo la tala ilegal y está estrechamente vinculada a la pregunta:

¿Han notado que la mayor parte de la tala ilegal ocurre en los países donde domina la propiedad estatal?

Si esos países quisieran detener la pérdida de su entorno natural, en mi opinión, deberían pasar la responsabilidad de sus bosques a personas como Mr. Davis u otras comunidades y organizaciones locales. En otras palabras, las personas que pueden encontrar perfectamente un equilibrio entre la conservación de la naturaleza y las prácticas de gestión rentables. Personas que son responsables y tienen habilidades en la gestión, personas interesadas en la perspectiva a largo plazo de su bienestar y el de sus hijos. Por ejemplo, Mr. Davis en una de sus entrevistas dijo que está pensando en un futuro a 300 años con su proyecto de restauración de vida silvestre. Lamentablemente, los políticos son mucho más miopes y piensan sólo en las perspectivas de las próximas elecciones  y por lo tanto no les importa lo que será después de sus mandatos.

A continuación, el problema de la tala ilegal es que actualmente nadie es responsable de los bosques que se cortan. Los oficinistas y los burócratas siempre se lavan las manos de la tala ilegal y dicen que no pueden hacer nada. La tragedia de lo común es un problema enorme en los países que sufren actividades de tala ilegal. Y sólo mediante la conversión de los bosques comunes en propiedades privadas se está consiguiendo disminuir la tasa de tales actividades. Al hacerlo, se está dando a los nuevos propietarios un incentivo para reforzar su sostenibilidad. Además al dar poder a las comunidades locales o a los propietarios privados, se da el poder de la toma de decisiones, de demostrar que su bienestar depende del bosque que manejan y, finalmente, lo que es más importante, deben sentirse los responsables de un terreno en particular.

Ninguna intervención extranjera

Del mismo modo, si los países que son conscientes de la tala ilegal dentro de su propia tierra no quieren detenerla ( porque los políticos a menudo participan y se benefician de estas actividades ilegales), entonces no debería haber intervención extranjera. En otras palabras, los países desarrollados deberían permitir que los países en desarrollo destruyan sus recursos, si así lo desean. Su casa, su castillo, su desastre después. Cuando en Europa había talas a gran escala (legales o ilegales) en el pasado, nadie nos interrumpía para hacerlo. Sin embargo, era el proceso natural del desarrollo de los países, desde la agricultura hasta la industria y los servicios. Después de que el país haya alcanzando el nivel apropiado de desarrollo comienza una preocupación cada vez mayor sobre la naturaleza y el ambiente.

A raíz del Brexit uno de los políticos admitió que sin en Reino Unido, algunos países se esforzarán más por el desarrollo económico primero y la política ambiental pasará a segundo lugar. Con estas palabras demostró cuál es el objetivo oculto detrás de algunas políticas ambientales: detener el desarrollo de otros países.

Un post sobre el Brexit y sus consecuencias sobre los bosques de Europa lo pueden encontrar aquí: Brexit will not harm forests in Europe

Por tanto, una manera de detener la tala ilegal es hacer que los propietarios privados tengan más poder de decisión. Los propietarios privados tratarán su pedazo de tierra como un activo, lo que les trae beneficios (turismo, gestión activa de los bosques, Subvenciones de organizaciones de conservación, etc.) La propiedad de Mr. Davis es un buen ejemplo de cómo hacerlo bien y muchos deben aprender de él.

Si hay algo en lo que no están de acuerdo, por favor comenten a continuación. Con mucho gusto tomaré parte en la discusión.

Fuente: Traducción del post publicado en este mismo blog Private owner shows how to conserve nature

Deja un comentario