Espionaje a la procesionaria. Descubiertos algunos de sus secretos mejor guardados.

La procesionaria del pino es el principal defoliador de pinos en el área mediterránea, lo que requiere una vigilancia constante y un control regular de plagas. Un grupo de investigadores llevó a cabo una investigación en una muestra de 171 pinos marítimos en las Landas, el mayor bosque de plantación de Europa, al suroeste de Francia.

Los hallazgos sugieren que la gestión de los rodales podría ser adaptada para disminuir el riesgo de daño por la procesionaria y que las herramientas predictivas para la dinámica de la infestación pueden basarse en modelos de crecimiento forestal.


La procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa) es, con mucho, el defoliador forestal más importante del sur de Europa y el norte de África, en cuanto a su ocurrencia temporal e impacto socioeconómico. Se encuentra en todos los países del Mediterráneo occidental y actualmente se está extendiendo a latitudes más altas, probablemente en respuesta al cambio climático, con temperaturas crecientes en invierno.

LEE TAMBIÉN: Cuando no todo está perdido.

Sin embargo, todavía nos falta algunos de los conocimientos básicos necesarios para los análisis pertinentes del riesgo de plagas. En particular,los mecanismos que controlan la distribución de los ataques de procesionaria dentro y entre los rodales de pino siguen siendo desconocidos.

El estudio se realizó en el bosque de las Landas de Gascogne, en el suroeste de Francia. Esta región está dominada por 800.000 hectáreas de plantaciones de monoespecíficas y coetáneas de pino marítimo (Pinus pinaster ssp. marittima).

Los árboles eran más propensos a ser atacados en las parcelas de borde que en las parcelas interiores (Figuras 1 y 4). La probabilidad de que el árbol individual sea atacado también aumentó con el diámetro del árbol (Fig. 4). Debido a la fuerte correlación entre la altura y el diámetro del pino, esto implica que los árboles más altos tenían más probabilidades de ser atacados que los más pequeños.

Los hallazgos demuestran que los nidos de procesionaria y los árboles infestados no están uniformemente distribuidos dentro del árbol y entre los pinos.

Por el contrario, las tasas de infestación por procesionaria dependían de las características de los rodales. El porcentaje de árboles atacados fue mayor en los rodales más antiguos, que tenían una menor densidad de árboles. Para una carga dada de orugas potencialmente capaces de atacar a los árboles, la probabilidad de que un árbol fuera atacado en rodales de pinos marítimos puros era por lo tanto más alta.

Se ha observado que los árboles ubicados en el borde del rodal eran más propensos a estar infestados que los árboles ubicados en el interior. En la zona de estudio y en las zonas montañosas ya se han reportado tasas más altas de infestación en los bordes de los bosques. Los bordes con diferentes aspectos tuvieron tasas diferentes de infestación. Los ataques se concentraron en los bordes orientados al oeste y al suroeste, correspondientes a los bordes que reciben la mayor cantidad de luz solar en esta área.

LEE TAMBIÉN: Si quieres la paz, prepara la guerra contra la procesionaria

La razón principal de la menor mortalidad delos nidos de procesionaria en los árboles más altos y/o en los árboles situados en el borde del rodal es que reciben más luz solar, lo que da como resultado un microclima más favorable para la descendencia. Se cree que las larvas prefieren hilar sus nidos en partes de la copa expuestas a la luz del sol, donde pueden absorber calor y  que de esta forma sean más resistentes a las bajas temperaturas invernales.

La concentración de ataques de procesionaria en árboles más altos y en el borde del rodal podría refleja una selección activa de árboles del anfitrión por las hembras. Después de la pupación en el suelo, las hembras adultas de procesionaria emergen al anochecer, se aparean y comienzan a poner huevos antes del anochecer del mismo día. Por lo tanto, los árboles más visibles desde las áreas de pupación serían aquellos en los bordes de los terrenos y los árboles más altos, que tendrían una silueta más claramente distinguible contra un fondo claro que los árboles más pequeños, que estarían ocultos por sus vecinos más altos. Las mayores tasas de infestación de los bordes más soleados (frente al Oeste) también pueden explicarse por un mayor relámpago de estos bordes al anochecer, facilitando la orientación de las hembras voladoras antes de la oviposición.

Estos hallazgos ayudarán a mejorar el monitoreo de la procesionaria en un momento en que esta especie se está extendiendo a nuevas áreas forestales en respuesta al calentamiento global. Por ejemplo, los investigadores sugieren que los sistemas de detección de alerta temprana deberían centrarse en los bordes de los soportes, apoyando el uso de métodos de muestreo en la carretera para cubrir grandes áreas desde un enfoque rentable.

Puedes leer el artículo completo aquí


Fuente:  Margot Régolini, Bastien Castagneyrol, Anne-Maïmiti Dulaurent-Mercadal, Dominique Piou, Jean-Charles Samalens, Hervé Jactel. 2014.  Effect of host tree density and apparency on the probability of attack by the pine processionary moth

Imagen principal: Isaac Sanz

Deja un comentario