¿Para qúe queremos la Red Natura 2000?

Una cuarta parte de los espacios españoles que se declararon Lugar de Interés Comunitario y que de esta manera se incorporaron a la red europea Natura 2000 carecen del plan de gestión que exige la UE para definir las medidas a adoptar para asegurar el buen estado de conservación de esos espacios.


España a la cabeza de la UE

Nos enorgullecemos de que España es el país europeo que más superficie aporta a la red Natura 2000 con 222.142 kilómetros cuadrados, sumando un total de 1.466 Lugares de Interés Comunitario, de los cuales sólo 1.071 (el 73 por ciento) cuentan ya con ese plan de gestión y han sido por lo tanto reconocidos y declarados como “Zona de Especial Conservación”.

Según los últimos datos del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), el proceso de aprobación de los planes de gestión es muy desigual según las comunidades autónomas.

Sólo en nueve de ellas (Asturias, Canarias, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Galicia, La Rioja, el País Vasco y Melilla) ya se han aprobado los planes de gestión de todos sus espacios naturales incluidos en la red Natura 2000 y éstos han pasado a ser declarados como Zonas de Especial Conservación.

En contraste, la comunidad de Cantabria no ha aprobado todavía el plan de gestión para ninguno de sus 21 espacios propuestos como Lugares de Interés Comunitario, y tampoco han sido aprobados esos planes para los dos espacios naturales de la Ciudad Autónoma de Ceuta.

Además de éstas, las comunidades autónomas en las que la aprobación de esos planes de gestión avanza más despacio son Murcia (sólo se han aprobado el 20 por ciento de sus planes), Aragón (sólo cuentan con plan de gestión el 25 por ciento de los espacios) y la Comunidad Valenciana ( con un tercio de los espacios declarados).

La red Natura 2000, el principal instrumento de conservación de la biodiversidad de la UE, se sustenta sobre dos directivas comunitarias; la de Aves ampara la declaración de Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y la de Hábitats regula los Lugares de Interés Comunitario y su posterior declaración, cuando se aprueban los planes de gestión, como Zonas de Especial Conservación.

LEE TAMBIÉN: Propietarios privados enseñan cómo conservar la naturaleza

No solo sirve una declaración

Con ese armazón legal, la Unión Europea pretende asegurar la conservación de los hábitats y las especies más amenazadas de Europa y frenar la pérdida de biodiversidad en el viejo continente, pero insiste en que esos espacios no deben limitar el desarrollo económico de los lugares que la integran, sino asegurar un uso sostenible de los recursos naturales.

Incide además esa red en que muchos de esos ecosistemas (las dehesas, los arrozales, los prados, los embalses o las explotaciones agrarias) están muy intervenidos por el hombre y en que su estado de conservación dependerá en gran medida de que se mantengan las actividades tradicionales.

En 2015, la Comisión Europea advirtió a España por la deficiente gestión que estaba haciendo de los espacios incluidos en Natura 2000, debido al retraso acumulado en la declaración de las Zonas de Especial Conservación y en la aprobación de los correspondientes planes de gestión de cada uno de ellos.

La situación sigue igual

Ese mismo año, el Gobierno, en una respuesta dirigida por escrito al Congreso, observó que la Administración General del Estado sólo puede actuar sobre los Lugares de Importancia Comunitaria que están situados en el mar y que las competencias corresponden en la mayoría de los casos a las comunidades autónomas y estimó que todos los planes de gestión de los espacios incluidos en Natura 2000 estarían concluidos en 2016.

LEE TAMBIÉN: Gente equivocada, malos resultados. Una entrevista al profesor Sun Joseph Chang

A punto de finalizar el año, los datos actualizados del Ministerio ponen de relieve que el 73 por ciento de los 1.466 Lugares de Interés Comunitario ya cuentan con plan de gestión y han sido declarados como Zona de Especial Conservación, pero todavía están pendientes esos planes para 395 espacios naturales.

Esta cifra está aún lejos del objetivo del cien por cien que se propuso el Ministerio para final del pasado año y pone en relieve la lentitud de las administraciones para proponer planes de gestión eficaces  a las que parece que únicamente “les gusta” declarar espacios protegidos simplemente con el propósito de añardir hectáreas a una estadística y presumir de estar a la cabeza en protección y biodiversidad.

 


Fuente: Agencia EFE verde

Foto principal: Isaac Sanz

One thought on “¿Para qúe queremos la Red Natura 2000?

  1. En España los políticos pierden la fuerza hablando de cosas que nunca hacen y menos si se trata de proteger o cuidar el medio ambiente, en todas las comunidades se hacen animaladas en aras del turismo, sobre todo en las zonas de playas/ nieve, destrucción de hábitats de plantas y animales sin el más mínimo decoro, es vergonzoso, y los ciudadanos nos conformamos mirando como sigue avanzando su destrucción sin poder hacer nada, a pesar de manifestarnos o denunciarlos,,, esto es una política dictatorial que se ha mantenido desde 1975 hasta la fecha.Todo los demás son milongas que se creen aquellos que gozan de sus beneficios, no así los que soportamos estas atrocidades

Deja un comentario